Sábado, Octubre 31, 2020

No olvidespasarla ¡BIEN!

¡Los Padres Jugando!

Padres jugando - Ajedrez

Cuando tenemos hijos, la vida, parece a veces ser una larga serie de tareas y los padres nos lamentamos que el tiempo con la familia que suponía ser divertido termina siendo una tarea más que hacer. Pero debemos redescubrir esa diversión escondida en el mágico mundo del juego cuya llave está en poder de nuestros hijos. Entrar a este mundo junto a ellos nos brinda la oportunidad de descubrir una nueva forma de ver la vida y también de fortalecer los lazos familiares.

Otra visión del tiempo

Mientras los adultos se preocupan por el pasado y planifican el futuro, los niños juegan inmersos en el presente. Están más interesados en mirar al arco iris en el charco resbaladizo que llegar a un lugar a tiempo. Esta situación puede causarnos frustración, pero en realidad podríamos aprovecharla para desacelerarnos e ir al paso de nuestro hijo. Muchas técnicas de reducción del estrés se basan en el principio de concentrarse en el momento presente con el objetivo de aliviar las tensiones constantes de la vida cotidiana. Por supuesto, hay cosas que tenemos que hacer, pero no siempre hay que hacerlas ya. Si logra dejar a un lado la lista de cosas que tiene que hacer por, por lo menos, un rato, piense en la invitación espontánea al juego de su hijo como en una terapia contra el estrés que puede tomar en casa y de manera individual. Cuando tenemos hijos, la vida, parece a veces ser una larga serie de tareas y los padres nos lamentamos que el tiempo con la familia que suponía ser divertido termina siendo una tarea más que hacer. Pero debemos redescubrir esa diversión escondida en el mágico mundo del juego cuya llave está en poder de nuestros hijos. Entrar a este mundo junto a ellos nos brinda la oportunidad de descubrir una nueva forma de ver la vida y también de fortalecer los lazos familiares.

Mayor intimidad familiar

En el mundo del juego, padres e hijos tienen la oportunidad de conocerse de diferentes formas, creando una relación preciada. Las sonrisas y risas compartidas crean los cimientos de toda buena relación en un mundo donde las familias parecen distanciarse ante la presencia de tantos otros factores.

Momentos de Alegría

A menudo es el juego sencillo el que logra que los niños se acerquen más a sus padres. Con tus hijos, puedes revivir lindos momentos de tu propia infancia o hacer algo que nunca tuviste la oportunidad de hacer cuando eras niño. Cuando los grandes juegan con sus hijos, pueden hacer cosas que parecerían ser alocadas si las hicieran estando solos (como brincar por la calle cantando una canción en voz alta). Éstas son algunas sugerencias que podrá adaptar según la edad de sus hijos:

Padres jugando - Torre
 
Padres jugando - Peekaboo
  • Juega peek-a-boo con tu bebé
  • Construye una torre de bloques y ríe cuando caigan
  • Camina bajo la lluvia y chapotea en los charcos
  • Ponga una sábana sobre la mesa y observa en qué se convierte (una cueva de osos, un castillo secreto, etc.)
  • Haz títeres con papel para los dedos de la mano y crea un espectáculo de títeres
  • Haz un picnic de invierno sobre una mantel en la cocina
  • Colecciona piedras bonitas
  • Tira piedras en un lago o río
  • Siéntate en el parque y observa los pájaros y las ardillas
  • Ve a caminar al caer el sol
 

Música y Baile

Si te resulta difícil desconectar de tu mente el mensaje que constantemente te dice “Tengo cosas más importantes que hacer que jugar” trata de sintonizar el ritmo de la música y el baile. La música y el movimiento activan diferentes partes de nuestro cerebro y estimulan la relajación tanto en los grandes como en los niños.

  • Canta a tu hijo/a las canciones que recuerdas de tu infancia (canciones de cuna, canciones de campamento, las favorita de la familia)
  • Si no recuerdas ninguna canción, consigue libros y grabaciones prestados en la biblioteca y aprende algunas
  • Las grabaciones no pueden reemplazar tu voz, si te da vergüenza cantar solo, canta siguiendo el ritmo de la canción. Si los niños son tu público, tal vez te animes a cantar.
  • Pon la música que le guste, del barroco al hip-hop, y baila con tu pequeño/a en la sala de estar. (A los grandes también les gusta cantar y bailar)
Padres jugando - Bailando
 
Padres Juagando - Riendo

La Risa

Si jugar te hace sentir ridículo, ¡ríate! La risa es relajante y calma las emociones; algunos terapeutas recomiendan treinta minutos de risa diarios como remedio contra el estrés. El humor, al ver las cosas desde otro ángulo, puede aliviar conflictos y calmar situaciones de tensión.

Una Actitud Lúdica

Con la práctica, podrás hacer, a través del juego, algunas de las cosas de tu lista de deberes. Separar la ropa para lavar puede convertirse en un juego, cantar canciones divertidas hará que el tiempo pase más rápido cuando hay que hacer algún mandado. En el mundo del juego, la carga parece más liviana y los padres e hijos pueden sentirse cada vez más cerca.